Periodoncia

La periodoncia es una especialidad de la odontología que se dedica a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de las encías y los tejidos de soporte de los dientes. El signo más frecuente con el que cursa esta enfermedad es la inflamación, enrojecimiento y sangrado al cepillar, así como retracción de las encías, hipersensibilidad al frío, movilidad o separación de dientes, dientes más largos, mal aliento, espacios negros entre los dientes… Es muy importante tratar lo antes posible este tipo de patologías ya que su evolución conlleva una destrucción del hueso que soporta los dientes. Esta falta de sujeción detectada a tiempo y por especialistas se puede controlar y así prevenir una mayor pérdida que con el tiempo puede llegar a ser irreversible, llegando en ocasiones muy avanzadas a la pérdida de dientes por enfermedad periodontal.

Alargamiento coronario
Las sonrisas gingivales son aquellas en las que el paciente al sonreír muestra una excesiva proporción de encía comparado con la exposición de los dientes. De hecho, hay casos en los que la encía cubre en exceso a los dientes de forma que éstos parecen más pequeños y por tanto antiestéticos.
El origen puede ser multifactorial, por eso una mala valoración puede conllevar a un mal  tratamiento.  Recibir la valoración de un especialista en periodoncia, es importante, para detectar el origen del problema.
Con solo una pequeña intervención estética periodontal, se puede conseguir una evidente mejora estética a la vez que de salud bucal en un mismo día, haciendo que su sonrisa enseñe menos encía y sea más bonita.


Recesiones gingivales, pérdida de encía en altura
Las recesiones son pérdida de encía en altura que hace que los dientes parezcan más largos quedándose al descubierto la raíz dentaria, haciendo que las encías de los dientes superiores se vean más altas y la de los inferiores más bajas a los dientes adyacentes.
Esta pérdida puede cursar con sensibilidad al frío y calor, inflamación y molestias o dolor al cepillado y a la masticación. Cuando un paciente es bruxista (aprieta los dientes), se cepilla fuerte, tiene malos hábitos, no engranan bien los dientes… nos podemos encontrar con recesiones gingivales.

[unex_ce_button id="content_5cy1gr1mw" button_text_color="#ffffff" button_font="semibold" button_font_size="15px" button_width="auto" button_alignment="center" button_text_spacing="2px" button_bg_color="#000000" button_padding="15px 60px 15px 60px" button_border_width="0px" button_border_color="#000000" button_border_radius="180px" button_text_hover_color="#ffffff" button_text_spacing_hover="2px" button_bg_hover_color="#000000" button_border_hover_color="#000000" button_link="http://www.ceosa.com/adultos" button_link_type="url" button_link_target="_self" has_container="1" in_column=""]Volver[/ce_button]